Inicio Noticias Reseñas Continúa “Soñadores de Gloria”

Continúa “Soñadores de Gloria”

Reynoso y Román lidian 5to y 6to novillo

Este sábado se retomó la actividad taurina de “Soñadores de Gloria”, en la Plaza México. La novillada inició con un sentido minuto de silencio en memoria de las personas que perdieron la vida en el sismo del pasado 19 de septiembre. En lo que corresponde al festejo no hubo corte de orejas pero si buenos momentos por parte de los novilleros que demostraron gran actitud en una tarde que pasó por lluvia.

Buena actitud mostró el novillero hidrocálido Rafael Reynoso con el abre plaza del festejo, un novillo de poco juego de la ganadería de Zacatepec al que le planteó con solvencia y oficio una faena que contó con pasajes de valía al extraer muletazos con firmeza y poder. Errático con el acero fue aplaudido.

Román Martínez estuvo breve con el capote con el segundo del festejo de nombre “Voluntario”; destacó su voluntad con las banderillas, tomando en cuenta la fuerte lluvia que caía en la Plaza México. Llegó con gran disposición de agradar y convencer en la faena de muleta en la que pudo dejar pinceladas de calidad en detalles aislados pero con calidad a pesar de las pocas opciones que tuvo el de Zacatepec; palmas tras su actuación.

El tercero del festejo fue el novillo de nombre “Rescatista”, al que lidió el movillero Pepe Medina que tuvo muchas ganas de agradar desde el inicio de su labor, estando determinado con el capote y llegando a la muleta para buscar con poder al novillo de Zacatepc que fue exigente. Silencio tras aviso al término de su actuación.

“Topo”, de 412 kilos, tocó en suerte al novillero leonés Joel Delgado “Panita”, que se mostró con solvencia en capote y banderillas, destacando con el par al violín que provocó la ovación en los tendidos. Con la muleta inició con un péndulo y después trazó muletazos de buena manufactura por el pitón derecho aprovechando la buena condición de su ejemplar. Tandas cortas pero que dejaron ver la evolución del novillero que se retiró en silencio.

El quinto del festejo fue “Hermano”, de 382 kilos, correspondiendo a Rafael Reynoso que le pudo a la exigencia del de Zacatepec, que se frenaba y echaba la cara arriba. Naturales con sabor de uno en uno para estructurar una faena meritoria. Se llevó una fea voltereta de la que se repuso para continuar con el toque firme, buscando también por el pitón derecho donde el novillo tuvo mayor aspereza. Errático con la toledana fue silenciado, escuchando antes un aviso.

Con el cierra plaza, “Solidario”, de 436 kilos, Román Martínez estuvo por encima, firmeza con la muleta para dejar trazos suaves, con el toque preciso, dando el tiempo y la distancia que pedía el novillo. El de Zacatepec fue a menos y ofreció todo a cuenta gotas. Pesado con el acero fue silenciado tras dos avisos.